domingo, 20 de marzo de 2011

Marcha a México- Tenochtitlan.

 Marcha a México - Tenochtitlán

Mientras tanto, Cortes continuaba luchando contra los amigos del gobernador de Cuba, y para impedir que lo traicionaran o huyeran, en agosto de 1519 ordeno que se destruyeran sus navíos y al mismo tiempo se dispuso a emprender su marcha hacia México- Tenochtitlán. Abandonó Cempoala en dirección a Tlaxcala, nación enemiga de los mexicas. En Tlaxcala fue recibido con hostilidad. Los tlaxcaltecas atacaron a los españoles, pero fueron vencidos después de una brava y sangrienta batalla, así que los señores de Tlaxcala dispusieron no seguir luchando y concretar la paz. No así el joven Xicoténcatl, quien quería acabar con todos los invasores. La resistencia de los tlaxcaltecas tuvo su origen en que estos serian agredidos por cempoaltecas y españoles, y así lo expresaron ante Cortes, pero finalmente le serian de gran utilidad, pues gracias a su apoyo conseguiría la derrota de México-Tenochtitlán.

Entrada de Cortés a Tlaxcala

Cuando el señor de México tuvo noticia de la victoria de Cortés sobre los tlaxcaltecas envió nuevos regalos, al mismo tiempo que suplicaba que no entrara en México, pues los caminos eran muy peligrosos. Pero el conquistador continuó su marcha hacia México hasta entrar en Cholula, a pesar de la oposición de sus pobladores a que los tlaxcaltecas, que eran sus enemigos, estuvieran presentes.

Cortes se entero de que Cholula era aliada de México y que en tres días seria atacado, y todos los españoles morirían, así que se previno disponiendo que sacerdotes y guerreros de Cholula se concentraran en la gran plaza y una vez hecho esto, ordeno, el ataque en el que murieron muchos guerreros y sacerdotes de Cholula; a este suceso se le ha denominado “La matanza de Cholula”, que culmina con la rendición de los Cholutecas.
Matanza de Cholula 

Los hispanos y sus aliados cruzara entre los volcanes, el Popocatepetl e Iztaccihuatl, hasta entrar en Amecameca, Tlalmanalco e Iztapalapa, y desde esa población enfilaron por su calzada para finalmente entrar al centro de México- Tenochtitlán. El señor de México ordenó a los caciques que recibieran a sus huéspedes, quienes habían quedado deslumbrados por lo que observaban. La grandeza de la ciudad de México-Tenochtitlán, limpia, ordenada y bella.
 Cuauhtémoc, señor de méxico

Muy cerca del Templo Mayor, Moctezuma II recibía a Cortes el 8 de noviembre de 1519. Este y sus capitanes fueron alojados en el palacio de Axayacatl. El general español en su discurso expresó que el había sido recibido como teul (dios), pues había llegado por donde sale el sol y que era vasallo de un gran señor, el emperador Carlos V, que les pedía a sus vasallos que se hicieran cristianos para que salvaran sus almas. En respuesta, Moctezuma II le entrego valiosos regalos, pero replicando, que ellos creían en sus dioses desde su creación, que sus dioses eran buenos pues les daban vida y alimentos, y le advierte a Cortes que no los toque ni hable mal de ellos. Esta fue la respuesta del señor de México a las pretensiones de aquel, pues le había expresado su deseo de colocar una cruz y una imagen de la virgen en el Templo Mayor.
Al tiempo que los hispanos hacían su entrada a México, los mexicas daban muerte a Juan de Escalante y a otros españoles que se habían quedado en la Villa Rica de la Vera Cruz.
Moctezuma recibiendo a Cortés

Cortes planeaba capturar a Moctezuma II para evitar que incitara a su pueblo y así poder acabar con el y sus aliados. Acto continuo, se presento ante Moctezuma y le reconvino por la muerte de los suyos, diciéndole que había traicionado su amistad al ordenar  su muerte, y que en Cholula los españoles habían dispuesto matarlo, así que le pidió que se alojara con el en sus aposentos, en donde seria servido como si estuviera en su casa, afirmando que no quería hacer la guerra ni destruir su ciudad, pero que si el alborotaba a sus capitanes le darían muerte. De esta manera el monarca mexica se convirtió en prisionero de Cortes. Moctezuma pretendió resistir, pero nuevas amenazas de muerte lo obligaron a someterse. Sin embargo, para no inquietar a su pueblo anuncio que estaba de visita con los españoles y que no era su prisionero, y continúo atendiendo los asuntos del Estado. Cortes, para afrentarlo aun mas, ordeno colocarle grilletes.

A pesar del sigilo entre Cortes y Moctezuma acerca de la condición de este último, círculo la noticia de que lo habían tomado prisionero y un gran temor se dejo sentir hacia los españoles. Por otra parte Moctezuma enviaba mensajes a los señores, aliados suyos, para que entregaran tributo al rey de España, argumentando que Huitzilopochtli lo había ordenado.

Después Moctezuma, en actitud servil hacia Cortes, le previno que los caciques preparaban un levantamiento en su contra con el que pretendían matar a todos los españoles, así que les recomendaban retirarse antes de que esto se produjera y que el ordenaría a su gente la construcción de unos navíos para facilitar su retirada.

En España, Juan Rodríguez de Fonseca continuaba intrigando contra Cortes. Instigo a Diego de Velázquez para que organizara una expedición para capturarlo; como jefe de esta se designo a Pánfilo de Narváez. Pero en cuanto este llego a las cercanías de Cempoala, Gonzalo de Sandoval capturo a varios de sus soldados y los condujo ante Cortes, quien les entrego obsequios y los hizo que regresaran ante su jefe con la misión de sobornar a los recién llegados para que se aliaran con el, e incluso trato de que el mismo Narváez abandonara su cometido y se tornara en su favor. Cortes partió para combatir a Narváez personalmente, dejando a varios españoles en México encabezados por Pedro de Alvarado.


Cortes desde Papalotla, Tlaxcala amenazo a Narváez, diciéndole que debía presentarle los documentos originales expedidos por Carlos V en los cuales le confería a el las tierras, pues en caso contrario iría en su contra, lo tomaría como su prisionero y con ese carácter lo devolvería a España. Al mismo tiempo envió joyas a los capitanes de Narváez para sobornarlos y atraerlos en su favor.
Se produjo el combate y Narváez fue derrotado y tomado prisionero.

Mientras estos sucesos se producían en Cempoala, en México se sublevaron sus moradores; la causa de ello fue que Pedro de Alvarado asesino a numerosos nobles y sacerdotes mexicas que se habían reunido en el Templo Mayor para realizar una ceremonia, y este atentado había provocado ira contra los españoles.

Al enterarse Cortes de los sucesos ocurridos en México regreso rápidamente a México y encontró a la ciudad levantada. De todas partes salían los mexicas y atacaban a los españoles quienes a pesar de las ventajas de su armamento, como espadas, escopetas y arcabuces, no podían vencer a sus oponentes que estaban decididos a darles muerte a todos o a tomarlos prisioneros para sacrificarlos a Huitzilopochtli.

Para pacificar a los mexicas, Cortes decidió llevar a Moctezuma II a la azotea de un edificio, para que desde ese lugar exhortara a su pueblo a dejar de combatir a los españoles quienes con sus escudos lo protegían mientras este arengaba a su pueblo, diciéndoles que los invasores abandonarían la ciudad.
Pero los mexicas ya no lo reconocían como señor y en su lugar habían puesto a Cuitlahuac, cacique de Iztapalapa.

Ante la insistencia pacifista de Moctezuma, Cuauhtémoc se presentó ante este y los españoles que lo protegían, y lo atacó con las frases siguientes…”que dice ese bellaco de Moctezuma mujer de los españoles, que de puro miedo se entregó a ellos y asegurándose el, nos ha puesto en este trabajo, ya no le queremos obedecer porque ya no es nuestro rey y como a vil hombre le hemos de dar el pago y castigo que merece…” y concluyendo con estas palabras le arrojo una piedra que lo hirió en la cabeza bajándolo en sangre. Moctezuma cayó y a los pocos días murió. Aunque otra versión dice que Cortes lo había acuchillado antes. El deceso del señor de México fue el 27 de junio de 1520.
Cortes trato de imponer como señor de México a un noble, primo de Moctezuma, que se encontraba en su poder.

Cortes, ante los ataques constantes de los mexicas, les enviaba mensajes de paz, pero advirtiéndoles que por su rebeldía podía destruir su ciudad. Los mexicas en respuesta amenazaban de muerte a los españoles y sus aliados, a la vez que arrojaban flechas y piedras sobre ellos. Finalmente, Cortes decidió abandonar la ciudad perseguido por los mexicas que hicieron y mataron a varios de sus soldados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario